jueves, 23 de diciembre de 2010

Los hermanos Karamázov

Para muchos una de las más grandes obras escritas en el mundo de la literatura universal, y en lo personal opino lo mismo. “Los hermanos  Karamázov” escrito por Fiódor Dostoievski es una de las obras representativas de la llamada Literatura Descriptiva Rusa.
Una historia fascinante en la cual el autor refleja las ansiedades, dilemas, sueños y tragedias de la sociedad en los tiempos que le toco vivir. El eje central es la relación disfuncional de Fiodor Pávlovich Karamázov con sus cuatro hijos, lo cual dará pie a una tragedia, un parricidio donde uno de sus hijos es el supuesto asesino.
Cada hijo tiene su historia particular y dilemas. Dimitri de carácter fuerte y violento se debate contra su padre por el amor de una misma mujer, Smerdiakov hijo bastardo vive con gran resentimiento, Iván hombre intelectual y calculador  busca su propia felicidad, el hijo menor Aliosha de corazón noble que enfrenta su vocación religiosa al amor de una joven mujer que le ha tocado el corazón.
Con una facilidad de expresión, el autor nos presenta en detalle los dilemas de los personajes ya mencionados. Hay dos situaciones que me fascinaron de la historia. La primera es el encuentro de Aliosha con el ermitaño Zosima, de este encuentro se desarrolla una conversación donde el ermitaño cuenta su juventud y el por qué de la vocación de su fe y de su servicio religioso en ayuda de quienes lo necesitan. La segunda es la situación de Iván, que se convierte en una tragedia personal, la destrucción de un hombre totalmente centrado e inteligente deteriorándose por una enfermedad mental.
Decir más sobre esta gran obra es caer en lo interminable, pocos han escrito obras tan memorables como lo es “Los hermanos Karamázov”, un libro que todo buen lector debe conocer. Me queda solo invitarlos a disfrutar de una obra única en su género.

2 comentarios:

  1. ¿Crees que la enfermedad mental que asignas a Iván era «esquizofrenia»? Lo digo porque, en mi particular opinión, creo que sólo se trató de un episodio psicótico aislado, ya que lo único que esté totalmente fuera de lugar en sus intervenciones, es la conversación con el Diablo [al menos que me esté fallando la memoria]... Por cierto, si bien también aprecié varias de las conversaciones entre Dimitri y Zósimo, especialmente aquella en la que se declaró: «Debes buscar la felicidad en el dolor»... El personaje que más resalto en la novela es al que en su momento fue caracterizado como «el contemplador», y que, a su modo, también representa un papel relevante en la historia. ¡Saludos!

    ResponderEliminar