miércoles, 19 de diciembre de 2012

New Pompey


La vida es una larga consecuencia de las decisiones tomadas a lo largo de los sueños y pesadillas que nos acompañan desde que nacemos y morimos. Los vínculos familiares son pilares fundamentales para el éxito o la derrota. Complacer a aquellos que bajo el signo de la entrega, el amor e incluso el desamor te han proporcionado la vida es un imposible cuando lo que deseas contradice el “orden natural del mundo”.

New Pompey es una historia frontal que lleva al lector a ser parte de la sombra de la duda y el engaño, de la inconformidad y del dolor.

Cali, protagonista de la historia desconoce la tormenta que caerá sobre él al retornar al hogar que alguna vez defraudó al aceptar su homosexualidad. Los fantasmas del pasado reaparecen en una casa vacía, las memorias se confunden con un presente plagado de violencia y difíciles apuestas. La amistad se viste de traición y el amor para Cali es una caída al vacío de la desesperación.


New Pompey, una montaña rusa de emociones. El lado frágil de lo cotidiano, un homenaje a la melancólica música de la vida donde la alegría también es una forma de tristeza.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Esta gente


La misión de un libro es mantener despierto al lector, haciendo del paso de sus páginas un movimiento necesario quebrando las voluntades adversas y sembrando la adicción. Francisco Suniaga ha logrado el cometido sumando fieles lectores hambrientos de sus escritos, seguidores que al igual que caníbales esperan degustar una nueva entrega. Esta gente aunque es un libro de un cocinero experto deja estragos en la digestión.


La historia es interesante, retomando a su recordado personaje José Alberto Benítez en la la isla de Margarita desarrolla una curiosa aventura donde los elementos históricos y judiciales se cruzan para confrontar al lector ante una realidad que rompe con las fronteras del papel. Un viejo amigo del padre de Benítez pide su apoyo y asesoría legal para realizar una campaña judicial destapando un acto nulo durante los tiempos de la firma del acta de independencia en Venezuela, momento que podría llevar a desligar a la hermosa isla del territorio venezolano y con ello lograr la autonomía que tanto puede ayudar (en su teoría y anhelos) a Margarita en convertirse en un pequeño país independiente. A su vez Benítez debe lidiar con problemas personales que afectan su cotidianidad: Una necesaria operación en la próstata, una linda abogada más joven convertida en su amante y la relación apagada con su esposa. Todos estos argumentos pueden construir una historia de gran envergadura pero todos ellos se salen de las manos del autor dejando las buenas ideas desamparadas. Los diálogos entre los personajes son muy extensos y reiterativos, incluso por momentos parecen monólogos. Son visible las lecturas de Philip Roth que el autor venezolano a realizado al dotar de los mismos dilemas a su protagonista ante la crisis de la edad madura y el refugio de estos en amantes mucho más jóvenes (en mi consideración uno de los puntos fuertes de la novela que se pierde bajo la sombra de las largas explicaciones judiciales entre los personajes). El ritmo de lectura una lenta sinfonía gótica.


Esta gente al igual es una declaración de inconformidad ante un sistema judicial que rompe las reglas establecidas.


Debo pensar que Esta gente es solo un momento, un simple intento de un escritor que puede dar mejores resultados.

martes, 4 de diciembre de 2012

Te doy las gracias

Escribir es la traducción del entorno, reflejos de las vidas que te rodean incluyendo la que posees. Como escritores somos sensibles a sus cambios, desafíos y desagravios. Somos testigos de interés por el todo y la nada.

Caracas, la única ciudad que conozco ha sido la madre y protectora de mis hermosos sueños pero también ha sido causante de mis amargos momentos. A veces sin darme cuenta, ella en lo oscuro dicta mis palabras. Como toda urbe ella es muchas ciudades en una, sus habitantes pintan su propio oleo, algunos coloridos, unos más grises que otros. Cada rostro para cada ciudad-réplica que pensamos habitamos todos.

Caracas es una ciudad furiosa e inclemente para aquellos que no saben apreciarla y mucho menos entenderla. Hablo de un colectivo que por momentos pertenezco, es ahí cuando me refugio en la escritura, en el oficio de la crítica, porque escribir no es más que la inconformidad con la realidad. La imaginación es la reinterpretación de lo posible, haciendo de lo oculto algo tangible. 

En mi pequeño reinado del papel siempre confronto a la ciudad, converso con ella, la amo y la desprecio como la amante de mis deseos, le canto al rostro y le grito al oído, beso sus pies y muerdo sus manos, la arrastro con rabia y la levanto con ternura, me río de su llanto y me entristezco de su absurda alegría, busco su compañía y la empujo cuando se acerca. Ninguna relación es perfecta, creo que de alguna forma debo decirte algo Caracas… gracias.






domingo, 25 de noviembre de 2012

Bartleby y la negación


Para el escritor no existe mayor drama que la sequía, aquella que inhibe al pensamiento dejando bajo la desolación el papel. Algunos deciden aceptar el silencio, otros morir antes de acobijar la castigadora negación.

Hasta hace unos días me encontraba deambulando en el desierto de las ideas sin encontrar un oasis que refrescara mis pensamientos. El miedo y la angustia me acompañaban frente al teclado inerte, ni una sola letra se ofrecía como voluntaria para el acto creativo. El abandono la única opción viable, sólo me quedó buscar refugio en la lectura.

Sin preverlo a mis manos llegó el libro que iluminaría la oscuridad de mi pesar: Bartleby y compañía de Enrique Vila-Matas. Un libro que navega entre la narrativa y el ensayo, teniendo como eje central el mal endémico de las letras contemporáneas que son la negación y la atracción por la nada. Bartleby, un personaje creado por Herman Melville da origen al extraño y extraordinario Síndrome Bartleby que no es más que la manera de definir a aquellos escritores que dejan de escribir.


A lo largo de sus páginas el autor nos pasea por anécdotas inyectadas de rasgos biográficos aderezados con pizcas de dulce ficción a través de los momentos de negación de los grandes escritores de la historia, unos más conocidos que otros lo cual hace de este libro un documento invaluable. Rulfo, Salinger, Wilde, Juan Ramón Jiménez, el Barón de Teive (uno de los heterónimos de Fernando Pessoa), Thomas De Quincey entre otros forman el universo de Bartleby y compañía.


Luego de la lectura he iniciado nuevamente el desarrollo de mis relatos (los cuales espero algún día publicar). He comprendido que el silencio de la negación puede ser inspirador. El silencio también es literatura. Pienso que la más grande obra es aquella que aún no se ha escrito.


domingo, 28 de octubre de 2012

Sunset Park


Miles Heller es un hombre de 28 años que por voluntad propia ha abandonado su formación universitaria y ha desaparecido de la vida de sus padres motivado por la culpa que ha ensombrecido la relación con sus familiares, una tragedia que lo castiga a toda hora. Miles ha optado por otra vida encubriendo su tortuoso pasado pero el destino le hace una nueva jugada, ahora tendrá que huir para salvar una relación amorosa donde el tiempo es la clave de su solución, la joven que ha cautivado su corazón es menor de edad y aún faltan unos cuantos meses para que cumpla con la mayoría que establece la ley, mientras esto ocurra deben permanecer aislados para evitar los chantajes y amenazas de quienes desean tomar partido de la situación. Justo en los momentos que Miles Heller debe dejar el estado de Florida, abandonar su actual empleo y vagar sin rumbo la solución aparece en la llamada de Bing Nathan, un antiguo amigo de infancia que junto a otros desafortunados ha ocupado una casa abandonada en el área de Suntet Park. En vista del apuro Miles accede a la oferta de su amigo, iniciando así la historia que no dejará indiferente a ningún lector.


En Sunset Park se expone la industria literaria y sus dificultades; los esfuerzos del PEN por hacer valer los derechos humanos de los escritores que han sido objeto de injusticias por parte de estados totalitarios, y un homenaje a los grandes del béisbol (deporte que a Paul Auster apasiona) con datos curiosos de los profesionales del diamante. Cabe destacar al personaje de Alice Bergstrom que elabora una tesis de las relaciones y conflictos entre hombres y mujeres de los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial, haciendo del film "The best years of our lives" su principal objeto de estudio.

Sunset Park un libro inolvidable.

domingo, 14 de octubre de 2012

La mujer en el espejo


No puede evitar sonreír, lo sabe, ha llegado el momento y está feliz; su cuerpo ha llegado a la madurez. Sus caderas pronunciadas símbolos de los deseos más variados, sus  pechos tienden a oprimir las miradas de quienes irrumpen en su camino. Sigue riendo frente al espejo tapando su entrepierna, fija la vista en sus propios ojos, hace un guiño coqueteando con ella misma, siente el mismo vértigo que  ha causado su juguetona mueca infinidad de veces en aquellos insistentes pretendientes.


Descubre su monte de Venus permitiendo su reflejo, un lecho intacto codiciado por aquellos ambiciosos conocedores del valor de la tierra virgen, lugar fértil donde la primera semilla se hace inmortal, un tatuaje en la memoria de la diosa dominante del frondoso placer.


Con sus manos comienza a delinear su cuerpo, tacto apenas perceptible a través de las suaves puntas de sus dedos. Se eriza la piel, la sacuden espasmos. Oleadas de calor surcando sus poros obligándola a dejar en el aire suspiros perdidos sensibles a la excitación. Cierra los ojos y su imaginación recapitula sus amantes, competidores buscando dejar huellas imborrables. Pero ella es como la arena, una vez que pasa el tiempo y oscila sobre ella el viento esos rastros forman parte del pasado, un olvido que jamás será descubierto por algún nuevo osado.


Abre sus ojos nuevamente y contempla la efervescencia de su ser, una fragilidad donde se esconde un gran y peligroso poder. Sabe que mujeres como ella han determinado la historia de la humanidad, por ellas se erigieron civilizaciones y destruyeron esperanzas. Siente escalofríos al razonar que es la pieza fundamental de la permanencia del hombre en la tierra, ella es la clave de la humanidad, la especie sobre todas las especies. 


En ella el bien y el mal del llamado mundo. Ríe con fuerza, los inocentes la llaman simplemente “Mujer”.

martes, 2 de octubre de 2012

Instrucciones para leer este libro


Existen libros que deciden la manera como el lector debe abordarlos, sus páginas designadas por números imponen un orden indestructible dejando como única opción leerlos bajo el rigor de la ascendencia. Fedosy Santaella es un escritor que gusta de romper reglas, desmembrar aquellas que rigen el amable y misterioso juego de la escritura y la lectura. Instrucciones para leer este libro es un ejemplo de ello, una guía turística del mundo que habita dentro de uno de los escritores (en mi humilde opinión) más interesantes dentro de la narrativa de nuestro país.


En su nuevo libro Fedosy aborda la poesía, la ficción y la narrativa breve. A cada página se percibe que él se ha divertido escribiendo, podemos figurar su rostro sonriente y malicioso a medida que el nuestro, bajo la sabana del escrutinio, se deforma en muecas y pinceladas de asombro haciendo de lo absurdo algo sumamente divertido. Desde su inicio el libro hace del lector un capitán de navío con la facultad de elegir y decidir su página de partida y de  arribo, toparse con historias y pensamientos que tienen vida propia pero que a su vez forman un único mundo ocupado por “Sinseso”, personaje recurrente a lo largo de las 197 páginas que componen el parque de diversiones literario que el autor nos regala.  Aunque el humor tiene una importante presencia no se puede obviar la calidad y coherencia de la narrativa que Fedosy presenta en una experiencia sensorial brillante y abrumadora, con imágenes que perforan los sentidos haciendo de cada oración una degustación sublime. La ficción ocupa espacios dejando huérfana a la realidad. Su escritura bebe tanto de grandes fuentes literarias como de lo mejor del cine y de la música, ejemplos: un hombre visiblemente enfurecido con una fisonomía similar a la del ruso rompe rostros Duff Lundgren y ladrones que roban al ritmo de la música de Mingus forman parte de los personajes desarrollados, sin dejar de lado referencias literarias como la novela Bajo el volcán de Malcolm Lowry.


El libro también es un estamento crítico del entorno del autor. De su sarcasmo e ironía saca a relucir su opinión y posición ante aquellos comportamientos que por él (y otros) son cuestionados. Declarando su rebeldía a la detestable hipocresía, siendo autentico al no forjar posturas esnobistas. Se agradece sus no pretensiones, sabe que en pocas palabras se producen los mayores impactos.

Ha llegado a nuestras manos un manual de uso y comprensión del universo oculto de Fedosy Santaella, un escritor como pocos, seguro de sí mismo y con un mensaje claro: La literatura es la mejor forma de divertirse.

lunes, 1 de octubre de 2012

Paul Auster en el mundo de las casualidades


Perder un vuelo y conocer al amor de tu vida, atender una llamada equívoca y pretender ser la persona correcta, ceder el paso al cruzar una calle. Hechos cotidianos y casuales que pueden determinar nuestros destinos, situación que ha obsesionado a Paul Auster a lo largo de sus creaciones durante su exitosa y extensa carrera como escritor de novelas y guionista. 

Dos libros esenciales para comprender su universo son El cuaderno rojo y La invención de la soledad.


En El cuaderno rojo  Auster desarrolla en escasas sesenta y cuatro páginas las circunstancias y hechos que lo llevaron a recurrir a la pluma, convirtiendo esas curiosas historias que han adornado sus días en escritos fascinantes con una prosa única que lo identifica. “Un número equivocado inspiró mi primera novela”, una tarde cualquiera en su apartamento en Brooklyn Auster atiende una llamada, al otro lado de la línea preguntan si se han comunicado con la Agencia de Detectives Pickerton, él contesta que se han equivocado y cuelga la llamada. A la tarde siguiente atiende otra llamada, para su sorpresa es el mismo individuo preguntando nuevamente por la agencia de detectives, le indica una vez más que el número es equivocado y cuelga. Pero el hecho se queda en su mente y comienza en él un juego de interrogantes: si suplantara la identidad de un detective de la agencia ¿qué habría sucedido si hubiese aceptado el caso? De esas dudas nació La ciudad de cristal la afamada novela que dio inicio a la Trilogía de Nueva York.


Poco tiempo después de la muerte de su padre se aboca a escribir, dándole vida al libro La invención de la soledad, lidiando con su dolor de la mejor manera que conoce: plasmando sus pensamientos en el papel.

Su padre era un hombre poco conversador, indescifrable a causa de su silencio, con valores firmes y un adicto al trabajo. Auster, al desarrollar sus ideas a través de las palabras, buscaba enterrar y dejar en el pasado a aquel solitario que alguna vez fue su padre, borrar el recuerdo del dolor enterrándolo en un solemne acto de memoria y comprensión. Pero se equivocó, a medida que escribía parecía que Sam Auster estaba con más vida que nunca, irónicamente con mayor presencia, ahora que su cuerpo había mutado a un despojo sumergido en las sombras, alimentando a otros seres invisibles. A lo largo de La invención de la soledad, Auster realiza un ejercicio de perdón, donde las memorias saldan cuentas pendientes, enterándose que se parece más a su padre de lo que consideraba. Al hacerse traductor (oficio de sus primeros años de la mano con la poesía) se convierte en un usurpador de identidad, se transforma en un devorador de almas, donde debe pretender ser aquel alquimista inicial, traducir sin cambiar la fórmula original, su padre era un hombre de varias identidades, para cada persona que lo conoció existía un Sam Auster distinto, para cada uno de ellos traducía su propia vida para el gusto y complacencia de todos. Al hacerse escritor se convierte en un guardián de la soledad, donde el silencio es compañía suficiente para soportar la existencia, donde los pensamientos delimitan al mundo circundante permitiendo vivir tu propia historia. Su padre nunca entendió que su hijo se hiciera poeta y escritor, él nunca comprendió a su padre por su aislamiento y silencio, ambos, sin saberlo, terminaron siendo la misma persona.


Las casualidades que se convierten en destino, así me gusta definir la literatura del hombre que hace un homenaje continuo al oficio de escritor. Auster ha sometido a sus personajes a lo largo de su narrativa ha incontables vicisitudes, engañándolos, haciéndoles creer que lo que ocurre son simples condiciones del azar hasta llevarlos a un destino que han querido evadir y con extraña pasividad terminan por aceptar.





domingo, 30 de septiembre de 2012

Stoker el inmortal


El 20 de abril de 1912 muere Abraham Stoker, escritor irlandés mejor conocido por el pseudónimo de Bram Stoker, creador de Drácula la más grande novela de terror jamás escrita.Un hombre sobrenatural, inmortal y sediento de sangre. Un ser aterrador proveniente de las sombras que logra ser cautivado por la belleza de una mujer, donde la simpleza e inocencia de ella terminará siendo su condena.


La historia del ser sediento de sangre se inspira en el personaje histórico Vlad Tepes, el sanguinario príncipe de Valaquia (hoy día sur de Rumania). Vlad castigaba a los traidores y a sus enemigos empalándolos. Se decía que su sadismo no tenía límites  llegando a beber en copas la sangre de aquellos infortunados y realizar festines alrededor de los hombres atravesados por las estacas.


Drácula es una novela epistolar, su dinámica se aferra a las cartas que los personajes intercambian entre sí haciendo del lector un testigo silencioso, conocedor de detalles, de pistas e información de vida o muerte que no puede revelar a los desconcertados protagonistas de la historia. La prosa es maravillosa, logrando un ambiente envolvente donde el lector encarna a cada personaje de turno al tener en sus manos la carta correspondiente. El choque de emociones y creencias es constante, la mezcla del suspenso y el romanticismo su variable. Su punto álgido está en el capítulo concerniente a Jonathan Harker y su experiencia dentro del castillo de Drácula, aterrado por las inexplicables alteraciones de la naturaleza a las que es sometido siendo prisionero del príncipe de las tinieblas.


Existen varios datos curiosos alrededor de la obra:

--Val Hensing el conocido caza vampiros, físicamente es la descripción de la fisonomía del autor, un reflejo del propio Bram Stoker.

--Aunque se asegura que Vlad Tepes es la única influencia de Stoker para su personaje Drácula publicada en 1897, El vampiro un breve relato escrito por John William Polidori durante una tormentosa noche de 1816, es considerada la primera historia escrita sobre un hombre vampiro, con rasgos aristocráticos y poderes de seducción. Sin duda Stoker debe haber tomado parte de sus ideas de Polidori.

--La descripción de Rumania y del área de Transilvania fue de gran impacto visual para los lectores de su época, el autor sin haber viajado, realizó lo que se considera una de las descripciones más precisas de los territorios involucrados en la historia.

--Nosferatu film del cine mudo del año 1922, considerada una de las obras cumbre del expresionismo alemán, originalmente se llamaría Drácula, pero la viuda de Stoker ante demandas no cedió los derechos, ocasionando el cambio del nombre de todos los personajes del film, aunque la historia permaneció fielmente adaptada a la novela.


Han pasado 100 años de la muerte de Stoker, a pesar de ello es tan inmortal como el personaje errante y oscuro por él creado, protagonista de la más grande y terrorífica historia del género gótico.
¡Larga vida a Bram Stoker!

domingo, 9 de septiembre de 2012

Demonio de Libro


Los demonios son seres temibles y poderosos. A lo largo de la historia de la humanidad su presencia maligna ha sido representada en diferentes expresiones, desde el cuento oral pasando por las pinturas y como la contra balanza de diferentes religiones. Ellos personifican nuestros miedos y lo peor de nosotros mismos.

La mayor destreza del maligno es su poder para poseer cuerpos ajenos, tomando la apariencia de otro para cometer sus fechorías. ¿Qué pasaría si un demonio toma la forma de un libro?

En Demonio de Libro un ser del infierno es condenado a vivir dentro de las páginas de un libro, sus días pasan a la espera de un lector que sea capaz de sacarlo del encierro que lo acongoja, no sin antes advertirle que puede quemar el libro, que corra antes de que sea tarde.

Dada la advertencia el demonio inicia el relato de su vida, interactuando con el lector a medida que se desarrolla el paso de las páginas. Su origen, sus pecados, ambiciones y sueños se mezclan en una narración de corte histórico con tintes de terror y humor negro. Su afán de conseguir los grandes tesoros del hombre lo llevan a una asombrosa aventura con Gutenberg.

Clive Barker es uno de los grandes y más importantes escritores del género de terror en nuestros tiempos. Demonio de Libro es una obra peculiar, donde el autor expone sus controversiales posiciones ante la iglesia y los pecados del hombre, no dejando de lado su declaración de amor a las letras y la importancia de la palabra escrita. Lectura recomendada para curiosos.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Ven


Para el escritor su entorno es una fuente inagotable de historias a desarrollar. De simples conversas, negativas y afirmaciones se puede dar el inicio al toque mágico de la inspiración a las palabras sobre el papel, transportar la realidad al confesionario en blanco donde la imaginación todo lo permite. Hasta este punto suena bien, pero ¿qué pasaría si la historia narrada se basa en las confesiones que una persona ha realizado sin la intensión de que sea conocida más allá de los oídos seleccionados? Más cuando los detalles no han sido cambiados y mucho menos el nombre de la persona que en la vida real representa.

Un editor tiene en sus manos el manuscrito escrito por un reconocido autor de bestselles, la historia contada luego de su lectura lo ha impresionado y promete sin duda ser un gran éxito de ventas. Es de noche, esta por culminar el día. Aunque agotado debe concluir su escrito sobre la ética en el mundo editorial para una convención en la cual es el principal orador, pero sus pensamientos se niegan a trabajar libremente en el discurso. Una visita previa ha sembrado en su mente grandes dudas, pensamientos encontrados, un alguien que podría vivir en desgracia si se publica esa historia, la historia de su vida.

A largo de las horas el discurso se debatirá entre tachones y espacios en blanco, páginas desechadas y nuevos párrafos. El tiempo no espera y las decisiones deben ser tomadas. Se acerca la hora de su vuelo y debe trasladarse al aeropuerto.

Janne Teller ha escrito una impactante historia poniendo sobre tela de juicio el lado oscuro editorial. A veces nuestras desgracias son las ventajas de otros.

Se puede sobrevivir a lo que los demás te hacen, no a lo que tú le haces a los demás
                                                                                                                           Janne Teller

martes, 28 de agosto de 2012

Diario de invierno


El paso del tiempo es inevitable, un amigo sabio implacable. Las cicatrices en  el cuerpo como huellas de imborrables momentos que forman al individuo hasta convertirlo en el hombre consciente que reconoce ser. El cuerpo habla y comunica su historia.

Paul Auster es testigo de ese tiempo que no conoce de prisas pero que tampoco se detiene. El frío que absorben sus pies descalzos al levantarse de la cama y ver el invierno que lo recibe una vez más a través de la ventana lo remonta en su memoria cincuenta y ocho años atrás para iniciar así el relato de su vida.

Como de un álbum fotográfico se tratase Auster en Diario de invierno pasea por las diferentes zonas de su cuerpo, marcas y heridas como nítidas instantáneas de momentos inolvidables, sus alegrías y angustias, sus triunfos y fracasos, sus delirios y firmezas.

En otras oportunidades el autor a abordado a través de la escritura momentos personales de su vida. En El cuaderno rojo realiza un breve recuento de los hechos y casualidades que lo convierten en escritor. En La invención de la soledad su forma de lidiar con el fallecimiento de su padre y comprender su no convencional relación familiar. Ahora en Diario de invierno se enfrenta a la nostalgia, a los recuerdos que imploran con la frente en alto que acepte el fin de sus tiempos, que no está solo, que debe someterse a su humanidad condenada a la mezquina mortalidad.

Diario de invierno cierra su biografía absoluta. Auster no deja de sorprender con el manejo envidiable que tiene del lenguaje narrativo, cautivando y prendando al lector. Con maestría se desdobla y en segunda persona se cuenta a sí mismo su maravillosa historia.

Paul Auster es un escritor que pasará a la historia como una marca imborrable de su tiempo.

“Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda a ti, que eres la única persona del mundo a quien jamás ocurrirán esas cosas, y entonces, una por una, empiezan a pasarte todas, igual que le suceden a cualquier otro”
“Has entrado en el invierno de tu vida”
                                                                                                                                                Paul Auster


sábado, 25 de agosto de 2012

Te voy a dejar


Samuel  lo había decidido, tendría que dejarla. Sentado en la mesa del comedor  repasaba dentro de su cabeza las palabras escogidas para mitigar el dolor en ella, no hacerla sufrir más de lo necesario. El amor entre ambos ya era cosa del pasado, hasta hace un año no había tenido el valor de dar el paso para dar comienzo a una etapa nueva en su vida.

Tamara, su secretaria, había confesado sus más profundos sentimientos, aunque él puso resistencia al momento, los encantos de esa bella morena de senos grandes, boca carnosa, ojos color miel, piernas torneadas que formaban la base de un cuerpo digno de la más bellas esculturas de todos los tiempos rompieron cualquier tipo de oposición. La entrega fue inminente, la pasión renació en él como flama eterna dando comienzo a los juegos de la lujuria y la pasión. Una segunda pubertad haciendo del sexo un nuevo descubrimiento, su piel renaciendo al contacto del sabor desconocido.

La comunicación con su esposa era escasa, Lucía se desvivía por complacerlo pero no había ya entusiasmo de su parte. Se sentía mal por darle un trato indiferente, no era culpa de ella haber engordado hasta parecerse al enorme pez blanco,  aquel enemigo mortal de un capitán obsesionado con la venganza en la legendaria obra “Moby Dik” de Herman Melville. Su libro favorito era ahora referencia al cambio orgánico sufrido por la mujer con la que un día decidió comprometerse para compartir el resto de la vida. La enorme ballena se había tragado a la delgada e indefensa damisela dueña alguna vez de sus sueños húmedos.

Se sentía agobiado, tres días sin poder dormir pensando en el ultimátum de Tamara.

--Ya me canse de ser sólo tu amante, el desahogo de tus necesidades de macho alfa. Ha sido un año muy bueno, lo he disfrutado tanto como tú. Me compraste un apartamento y aumentaste mi salario, pero no quiero ser solo un juguetico. Para seguirnos viendo Samuel Rojas Camacho debes darme el puesto que merezco.

Para ese momento se quedó mudo, pidió que le diera tiempo para ordenar sus ideas. A los pocos días le había informado a la ninfa de ébano que la decisión estaba tomada, que el fin de semana próximo se mudaría con ella. El lapso de tiempo para dar cumplimiento a su presionada y lujuriosa promesa expiraba la noche de hoy.

Lucía tenía los ojos aguados, permaneciendo en la cocina dando cara a los gabinetes de comestibles y enseres pensando en lo tonta que se sentía habiéndole entregado la vida a un hombre durante más de cinco años para terminar siendo engañada. Su intuición femenina nunca le fallaba y las señales eran claras referencias del abandono por venir, el cansancio como excusa para la no intimidad, mayor cuido de su higiene personal, ropas nuevas todas las semanas, claramente un entusiasmo no dirigido a ella.

 Hace un mes se le ocurrió visitar a su esposo a la oficina donde él se encarga de dirigir su pequeña empresa de seguridad, llevaba uno de sus mejores vestidos de color negro para disimular un poco los kilos ganados durante los últimos dos años de vida marital. Su cabello liso color castaño oscuro en caída libre hasta los hombros, suelto, sedoso y brillante, unas suaves sombras de color azul claro pintadas sobre sus parpados hacían juego con sus ojos achinados color verde. Un escote pronunciado para así despertar el lívido del hombre que extrañaba, aquel que solía hacerle el amor tres veces a la semana y ahora solo con suerte la tocaba una vez al mes. Un último intento para recuperar al amor de su vida. Al abrir la puerta de la oficina con el rotulo de “Samuel Rojas Camacho. Presidente” seria testigo del peor de los escenarios para quien cree en la fidelidad y en el amor eterno sólo quebrantable por la siempre temida muerte. La imagen ante sus ojos la abofeteó de manera imprevista acompañada de una sensación de asco. Samuel de espaldas apretando y aflojando sus blancos glúteos, planchas de carnes expuestas por la ausencia de tela realizando un baile sin ritmo entre dos piernas que salían de la parte superior del escritorio. Los alaridos de ambos amantes habían silenciado el “clik” del pestillo de la puerta al abrir, el acto del engaño consumado hiriendo su alma plasmando en sus ojos el horror del tiempo. En la mesa el ansiado pasado y sobre ella el futuro temeroso y desesperado.

Sus manos temblaban, se le dificultaba tomar con fuerza el mango del sartén donde calentaba el aceite para fritar los plátanos que acompañarían una pasta con salsa de tomate natural y albahaca. No más de tres ingredientes, tres son suficientes.

Samuel nervioso, pensando las palabras menos dolorosas para decirle a Lucía que tiene a otra mujer, hacerle entender que ya no desea estar con ella, que ésta será su última noche bajo el mismo techo. Preocupado por  decir un secreto, ignorando que el engaño ya ha sido descubierto.

Mirando hacia los gabinetes no podía quitar la mirada del tarro de raticida que se encontraba a la vista mientras removía  la salsa de la pasta con fuerza en una olla sobre fuego lento. Ya no pensaba con claridad, solo se mantenía consiente de la humillación, de lo tonta que se siente al tener todavía a un hombre al lado que no la valora, ¿Cuándo él le diría la verdad? ¿Por cuánto tiempo seguiría siendo la protagonista de un vergonzoso show donde su dignidad no cuenta?.

Tratando de esconder la ansiedad, controlando el tono quebrado de su voz, Samuel dice:

--Amor, ¿falta mucho para servir la comida? Ando hambriento, la jornada del día de hoy fue ardua. 

--No amor mío, ya casi, dame solo un minuto-- Dijo Lucia con cierta cordialidad, amabilidad que contrastaba con su rostro endurecido ensombrecido por la ira. De sus manos brotaban unas pequeñas gotas de sangre que escapaban de las heridas infligidas al apretar los puños y clavar las largas uñas en sus regordetas palmas.

Sentía mariposas en el estomago, había llegado el momento. Lucía sirve los platos, y con el valor que le queda decide iniciar el fin de todo.

--Hay algo que quiero decirte Lucía…algo importante.

Ella con mirada inexpresiva, tomando la mano del Judas respondió.

--Soy toda oídos querido.

Mientras Samuel comienza  con sus argumentos, en la cocina, dentro de un pequeño contenedor de basura, se encuentra un tarro de raticida vacío, un tercero que grita al silencio.

lunes, 20 de agosto de 2012

Muerte de una asesina

No existen crímenes más abominables que aquellos cometidos a infantes, despojándolos de su inocencia siendo objetos de aberraciones inimaginables. La condición humana es un bien preciado pero cuando es deformada y utilizada para sembrar el terror en otros se convierte en el más temible depredador existente.
Billy Tyler un oficial de policía está a punto de vivir la noche más difícil de su carrera. Debe custodiar en el depósito de cadáveres de un hospital de la localidad el cuerpo sin vida de Myra Hindley. Temida y odiada por sus atroces crímenes contra niños a finales de los 70. Para el oficial la petición de sus superiores de custodiar el cuerpo hasta la mañana previa a su incineración parece ser una tarea sencilla, pero las trampas de la noche donde los fantasmas de la conciencia invaden espacios desconociendo las fronteras que separan la realidad de la fantasía irrumpen en su jornada.
Mientras las horas pasan Billy es abordado por sus memorias transformadas en tormentosas reflexiones sobre su propia vida…La deteriorada relación con su esposa Sue; su pequeña hija con síndrome de Down y sus motivaciones para considerar abandonarlas y alejarse él de la vida que cree no merecer.
Myra Hindley es considerada un monstruo, el demonio en la tierra. ¿Qué diferencia a Billy Tyler de aquella mujer que yace inerte a la espera de la cremación?.

Billy un hombre de grandes desaciertos, padre y esposo temeroso con una esposa que ha confesado haber tenido la intensión de matar a su propia hija.
Rupert Thomson ha escrito una obra aleccionadora y brillante sobre grandes dilemas morales.

domingo, 5 de agosto de 2012

Christopher Nolan, el Caballero de la Noche.


Christopher Nolan realiza una despedida impactante dejando un buen sabor de boca a todos aquellos seguidores del hombre murciélago, desde el primer momento que toma las riendas del Caballero de la Noche con Batman Begins en el año 2005 el director presenta un reinicio de la historia más apegada a los comics, explorando sus dramas y enriqueciendo la humanidad del hombre castigado por el deseo de venganza.

Los villanos a lo largo de las tres películas utilizados por Nolan son totalmente acertados, The Scarecrow, The Joker y Bane. Consistentes a sus orígenes con ciertos detalles transformados para encajar en el mundo oscuro y gótico del enmascarado de la gran pantalla.

La historia es perfecta, el desarrollo de un joven víctima de la violencia que construye una doble vida inspirada en la rabia y la venganza, donde sus acciones lo llevan al camino de la autodestrucción siendo la única salida su propia redención. Los hombres fallan, se caen y se levantan, odian y aman, enloquecen y matan, todo hombre es un héroe siempre y cuando nunca se dé por vencido.

En Batman. The Dark Kanight Rises se aborda con maestría y profundidad los dilemas sociales de nuestros tiempos, la aplicación de leyes por hombres que tienen sus manos manchadas de culpas, la guerra eterna y silenciosa entre las clases dominantes y aquellos que son explotados, los grandes peligros de los revolucionarios delirantes que en la búsqueda de poder utilizan el disfraz de la igualdad sustentada en la anarquía.

Nolan ha realizado un final perfecto inmortalizando la leyenda construida por Bob Kane, siendo a su vez benigno con sus sucesores dejándoles las claves para dar continuidad al Caballero de la Noche. En mi opinión personal la historia reconstruida por Christopher Nolan es insuperable. 

domingo, 29 de julio de 2012

Miedo a lo invisible


Los rostros, lienzos de sentimientos varios, corazas de la indescifrable y mezquina condición humana. La carta de presentación ante el mundo que consideramos sólo nuestro, no pensamos que formamos parte de un todo sino que todo forma parte de uno. Nos reímos del dolor siempre y cuando no padecemos su incomprendida razón, aunque tememos a la muerte nuestras acciones imitan a la mortalidad fijando en una estaca el poder que representa la posesión material.

En los ojos respuestas silenciosas, en su brillo o falta de luz se puede determinar la condición del alma inquilina, aquella que con ansiedad espera el momento de un viaje sin retorno. El alma es invisible pero determinante, busca en la mirada la expresión de su lenguaje, invitando a unos y advirtiendo a otros.

El cuerpo como templo nunca es sagrado siendo de muchas maneras profanado, sea por el dolor al que es sometido bajo la inclemencia del tacto de la violencia o por el venenoso ruido de las palabras que tantos males desean. En su interior las emociones disputan la sobrevivencia contra invasores invisibles que a lo largo de la denominada vida compiten por finalizarla sin tregua alguna.

Le temo a lo invisible, me atemoriza su silencio y manera, me deprime su inadvertida ira. Todos combatimos aquello que no podemos ver. Pedir ayuda no es una opción, la debilidad en formato exterior es un disfraz de presa fácil, una invitación a que otros te incluyan en el menú del día. 

miércoles, 18 de julio de 2012

Tan cerca de la vida


El hombre y su condición humana, diferente y superior a todas las especies, condición que ya no es suficiente. La búsqueda de la inmortalidad ha generado grandes avances tecnológicos, haciendo del humano una evolución letal en contra de su propia naturaleza.  Isaac Asimov en varias de sus obras plasmó interrogantes sobre la humanización de la máquina y sus posibles peligros.


En Tan cerca de la vida el camaleónico escritor peruano Santiago Rocangliolo nos trae una historia fascinante con lo mejor de la ciencia ficción, el suspenso, el terror y el romance. El desarrollo de la impactante trama es en la ciudad de Tokio en pleno siglo XXI, junto a Max, protagonista de la historia, seremos testigos y miembros de una convención de alta tecnología donde la robótica es el plato fuerte. Siendo a la vez huéspedes de un lujoso hotel con los gastos pagos por la enigmática corporación Géminis para la cual nuestro personaje trabaja.


A medida que Max debe cumplir con sus funciones durante las jornadas de la convención hechos extraños y sobrenaturales lo rodean, atormentando por momentos su existencia, un pasado que grita desde las sombras. Una silenciosa camarera despertará sentimientos en él, pasiones enterradas, el lenguaje corporal su único medio para comunicarse, las palabras sobran. Kreutz, amo y señor de Géminis, el gran anfitrión de gestos fríos y calculados tiene planes para Max involucrándolo activamente en el futuro de la asombrosa y por momentos cuestionable corporación. Ryukichi, despiadado y venenoso, defiende su posición y ascensos a costa de lo que sea, hombre sin escrúpulos que siendo un enemigo de cuidado podría ser la única amistad verdadera que Max requiera ante los dilemas de los que será objeto.


Tan cerca de la vida posee un ritmo vertiginoso, sorprendiendo al más agudo lector que no estará exento de caer en las trampas que Rocangliolo tiene preparadas para él. Cabe destacar la versatilidad de la historia, elementos varios de la narrativa y sus diversos géneros convergen con gran maestría, una prueba irrefutable de la alta calidad de la pluma del ganador del premio Alfaguara 2006.


Me quedo corto con todo lo que quisiera decirles sobre tan maravillosa obra, pero sería un acto de egoísmo no dejarles descubrir bajo sus propios medios a Tokio y sus espíritus. 

sábado, 23 de junio de 2012

Caracas muerde


La ciudad de Caracas como toda urbe capitalina está llena de historias, de grandes momentos y estrepitosas caídas. Poblada por una gran variedad de naciones. Inmigrantes y nativos comparten el amor y odio que de ella emana.

Héctor Torres es uno de sus habitantes. Al igual que muchos ha sido cautivado y por momentos victimizado por la capital del oro negro. Ha escuchado historias, experiencias ajenas que de lo improbable pasan a lo común. También ha sido protagonista de muchas. Todos los que habitamos esta ciudad conocemos lo que hay en ella, sus trampas y espejismos, sus oasis y desiertos. Lo que diferencia a Héctor Torres del resto de quienes la vivimos y contamos es  “su forma de escribirla”.

Las crónicas de Caracas muerde son expresiones artísticas de la violencia made in Venezuela. Su pluma no busca sorprender al lector ante las historias aquí contadas que bien pueden encontrarse en los periódicos de circulación diaria. El atractivo del libro es su ritmo narrativo, fundiendo la realidad con la maquinaría compleja de la imaginación, buscando conectar al lector con el sentir de los hombres y mujeres que han consentido  transportar sus vidas y experiencias al espacio infinito del papel.

Admito que su lectura se hace adictiva. Caracas muerde es el abismo al que tememos caer pero no dejamos de observar aferrándonos a sus páginas como a la cornisa que nos separa de la catástrofe. 
  
Bienvenidos a Caracas, la verdadera ciudad de la furia.

jueves, 21 de junio de 2012

La comida de los niños


La hambruna en el mundo es un tema de nunca acabar. Las medidas para combatirla nunca han sido suficientes, la mortandad causada por ella es terrible. Países como los del continente africano y Corea del Norte son muestra de ello. Estas noticias irónicamente al publicarse en los periódicos alimentan a los articulistas y a las familias de los mismos. De la tragedia y el desamparo de unos, el alimento y la estabilidad de otros.

Al ir a mí lugar de trabajo trato siempre de realizar una acción que aporte un grano de arena al drama de la alimentación, ofrecer una pequeña cantidad en efectivo a algún necesitado que me tope en los vagones del subterráneo, compartir parte de mi almuerzo con algún indigente a las puertas del lugar donde laboro. Una pequeña acción que me hace sentir parte de aquellos que deseamos cambios sustanciales en la  vida de los que están en desgracia.

Laboro en una librería de cierto prestigio en la ciudad, donde los pensamientos son la principal materia prima y el saber se cotiza a precios según su importancia o relevancia, su exclusividad y carencia. Estoy en un lugar privilegiado, la esencia de la humanidad está al alcance de mi mano convirtiéndome en el guardián del tesoro más grande del mundo, un librero alimentado por la fuerza que domina a los hombres, ese ente supremo llamado conocimiento.

A mi llegada, en la puerta de la librería siempre me espera “Su majestad”, un gato de grandes ojos amarillos, negro con manchas blancas, con un abdomen voluminoso producto de la comida que a diario le dejo en un plato a  un costado de la puerta, del lado de afuera del templo de las ideas. Sus movimientos son casi sugestivos y de una sensualidad única de sólo aquel que sabe como transmitir su mensaje a través del lenguaje hipnótico del cuerpo.

“Su majestad” no sabe lo que es sentir hambre, tiempo atrás se le podía ver siempre alerta, como sus antepasados, siempre al acecho de su presa. Un ratón agonizante entre sus puntiagudos dientes era una imagen que todas las tardes adornaba la vista, su andar en pasos triunfantes dirigiéndose al callejón de al lado donde se dispondría a masticar el alimento logrado era un acto continuo. Al paso de los años sus reflejos se fueron mermando y  en consecuencia su alimentación sustentada por su propio esfuerzo empezó a fallar, pero sabía que podía contar conmigo, con aquel curioso de la intelectualidad que, por momentos, le ponía un tazón de leche.

Han pasado cinco años y “Su majestad” continúa en la puerta de mi templo, como una efigie egipcia resguardando mi umbral a la espera de los sacrificios para cumplir con los buenos augurios. Todos los días, sin falta, le lleno su tazón de leche junto a una lata abierta de alimento para gatos, al término de mi jornada, el tazón se presenta vació y la lata totalmente desecha, muestras del hambre saciada de “Su majestad”.
Hoy como es habitual, mientras me traslado a la librería estoy leyendo el periódico en el subterráneo, entre sus titulares encuentro el siguiente:

 “Corea del Norte es una potencia nuclear sumida en el hambre”.

Sin duda era el tema del momento, Corea del Norte representa una de las grandes potencias bélicas del planeta, una economía controlada totalmente por un Estado opresor, denominado el país más hostil del mundo, donde los extranjeros no son bien recibidos y sus nativos son encapsulados en una burbuja miserable, despojados de la globalización donde las comunicaciones a través del internet son inexistentes, quebrando la voluntad de sus coterráneos con imágenes de un líder que adorna todas las esquinas. Un país convertido en una amenaza sería contra la existencia de la humanidad por su constante inversión en planes nucleares para enriquecer uranio. Irónicamente ahora por hambre ellos podrían ser los primeros en desaparecer. El clima como un justiciero vengador desde 1997 ha realizado estragos en sus cultivos y plantaciones llevando el caos al sector agroalimentario, ahora como hombres desnutridos al borde del colapso se hincan ante el mundo pidiendo clemencia, rogando migajas de pan. Qué ironía, aquellos dispuestos a imponer su poder ante el miedo y el terror son vencidos por los golpes inanimados del hambre. Ante tal oportunidad los restantes países del planeta están dispuestos a darles las sobras de sus platos si “El Terror de Asia” acepta cancelar su carrera nuclear y armamentista.

Junto a los recibos y la correspondencia sobre el tapete “Bienvenidos” me esperaba “Su majestad”, su cola oscilando con movimientos de cámara lenta, maullando suavemente una canción a los cielos, como si implorase misericordia al dios egipcio Seth, patrono de los oasis y creador de la sequía. Le acaricie el lomo, tome los papeles del suelo y abrí la puerta. Una vez dentro de la librería, en una esquina de mi oficina ubicada en el fondo, saque de la nevera un medio litro de leche y la lata de “Miau” comida rica en proteínas para gatos. Ya servido “Su majestad” tomo un bocado, como si de un evento de catas se tratara. Por lo visto no se encontraba lo suficientemente hambriento y se echó al lado del plato, suspiró relajando su cuerpo, sin duda se disponía a dormir una siesta, me encogí de hombros y di media vuelta dispuesto a iniciar mis labores.

Recordando el tema del Titán Hambriento busqué en la estantería un libro titulado “Querido Líder. Vivir en Corea del Norte”, un ensayo con tintes de investigación periodística  de la directora de Los Angeles Times la estadounidense Barbara Demick, sustentando en cinco entrevistas realizadas a disidentes del régimen totalitario que sigue en pie a pesar de la muerte del tirano Kim Jong II, sus testimonios son crudos relatos de una realidad absurda y aterradora de millones de personas dentro del territorio norcoreano. Cuando me disponía a comenzar mi lectura el sonido de las campanas guindadas en el pomo interno de la puerta me anunciaron la llegada de alguien, pensé para mis adentros que era un ávido lector en la búsqueda de saciar su conocimiento pero al contrario, era Quiñones, un hombre alto de casi 1.90, fornido y casi azulado por el tono oscuro de su piel, sus dientes blancos destacaban sobre el fondo negro de su ser. Un tipo agradable que siempre anda de buen ánimo sin importar lo que pase. Quiñones es mi distribuidor de revistas.

--¡Hey! ¿Cómo estás?—dijo luciendo su gran sonrisa blanca, una de esas que son casi plásticas, dignas de una propaganda de dentífrico.

--Bien, como siempre, todo bajo el control del hampa—Era una frase ya habitual en respuesta a su saludo. Quiñones lo tomaba con gracia a pesar de que era una víctima constante de la delincuencia desbordada en la ciudad.

--Jajaja más nada. Vengo por las revistas que sobran del mes pasado para dejarte las nuevas. Este mes en Bikini Urbano sale una mami buenísima en la portada, impelable.

--El paquete con las revistas a retirar está colocado al fondo, puedes tomarlo y dejar las nuevas en el mismo lugar.

--Ok, ando a la carrera. Mi esposa anda trabajando y los niños se encuentran solos en casa, debo salir lo más rápido posible a prepararles algo para que coman, ya casi es hora de almuerzo.

De pronto Quiñones nota el artículo de periódico desplegado en el mostrador junto al libro el cual me disponía a leer antes de su llegada. Arruga un poco la cara y entrecierra los ojos mientras toma el periódico y murmura mientras lee la noticia donde la hambruna vence a la peligrosa nación bélica.

--Hay que ver que el hambre afecta a todos—me dice manteniendo esa actitud de algarabía donde su sonrisa parece un tatuaje indeleble que no conoce traducir otras emociones.

Yo no digo palabra alguna y solo asiento.

--Aunque a “Su majestad” parece que le va muy bien, está bien gordo ese gato. Come mejor que muchos. Afortunado.

Esta vez la falta de su sonrisa me desconcertó, al decir “Afortunado” su rostro se pintó de ira, de sus ojos emanaba la frustración de la carencia. Con su barbilla temblando y sus blancos dientes tras una cortina de saliva y fijando su mirada en aquel gato vigoroso, dijo:

--Provoca llevárselo al barrio—Luego en cosa de segundos el rostro afable emergió nuevamente.

--Bueno debo retirarme debo darle la comida a los niños, no olvides de revisar a la mami de la portada, en la parte central viene un poster gigante para poner en la pared. Nos vemos en quince días, acuérdate de tener listo el cheque de las revistas vendidas.

--Claro, cuenta con eso.

En el transcurso del día entraron pocos clientes a la librería, así que pude adelantar parte de mis lecturas pendientes. Al momento de sentarme a verificar las ventas del día en mi oficina, luego de haber cerrado la puerta del negocio por dentro, me dispuse a disfrutar de un café negro recién colado en la cafetera eléctrica. Sacando cuentas me inquietaba un poco el recuerdo de la actitud de Quiñones, su mirada al gato y la furia implícita en sus palabras por la ventaja de “Su majestad” al verse bien alimentado. El alto y sonriente moreno sería un enemigo despiadado en un panorama donde los alimentos no existan y lo único comestible sobre la tierra sea nosotros mismos. Algo así como La carretera de Cormac McCarthy, donde el canibalismo es la manera de mantenerse con vida. Sin duda ante él yo perdería la batalla y me convertiría en parte del menú. Siento escalofríos y sacudo la cabeza para alejar tan desagradables ideas de mi mente. Hora de irme y decirle adiós a “Su Majestad”.

Su plato aún está lleno, por lo visto no comió luego de su siesta. Lo llamo y no lo veo. No se encuentra en el callejón. Pienso en Quiñones. Pienso en la comida de los niños.





jueves, 14 de junio de 2012

Con la urbe al cuello


El hombre y su entorno, un dilema que todos afrontamos siendo protagonistas inconscientes de historias que de lo individual alimentan la vida del colectivo. Krispin posee la sensibilidad de todo escritor ante el mundo que lo rodea, puede convertir lo cotidiano en una gran aventura, los pequeños detalles en grandes interrogantes, embrollos en situaciones hilarantes.

Eloy Montáñez es el protagonista de Con la urbe al cuello, un profesor amante de las letras y cuidador incansable del buen uso del idioma de Cervantes, un mortal  ante el mundo que se ha rebelado contra él.
La historia del personaje en cuestión se desarrolla a través de relatos breves, cuentos que adquieren el carácter de capítulos que se van encadenando, eslabones que presentan la vida peculiar y cautivadora de Montáñez. Un hombre que lo ha tenido todo y que debe afrontar la prueba más grande de su vida, la separación de cuerpo y pensamiento por parte de Alexa, el amor de su vida, su amiga y amante, esposa y madre de sus dos hijas, la desconocida que ahora lo rechaza.

Mientras el fantasma de la separación lo acecha Montáñez nos va contando sus aventuras y desventuras. Su escape a las playas de la Isla de Margarita, su conversación con el profesional del volante que tiene contactos con extraterrestres, el banquero homosexual que odia a muerte a los machistas, son algunas de las situaciones que enmarcan los divertidos relatos que componen tan entretenido libro.

Más allá de las peripecias irreverentes e hilarantes en el libro también existen espacios para el despertar del lector ante la sociedad  a la cual pertenece. Denuncias que ponen sobre la mesa la degradación del idioma, la inconformidad ante los cambios autoritarios y sin sentido por aquellos que tienen la decisión de las mayorías en sus manos, los excesos de la cultura pop y los peligros que rodean a la juventud ante la pérdida de orientación adecuada.

La musicalidad del lenguaje de Karl Krispin es un aspecto destacable, su narración transporta emociones que se siembran en la psiquis del lector, fácilmente nos convertimos en la voz cantante de lo que ahora, en su lectura, es nuestra nueva vida. “Sucede que todo se resumía a cuando tu abrieras los ojitos y te sonrieras a media. Pasa que ya no te descubro y me cuesta sólo atender un inútil reloj-despertador que poco me consuela con sus alarmas. Pasa que siento miedo amaneciendo conmigo mismo. Pasa que no soporto mis arrugas en soledad. Sucede que la noche me hace temblar sin tu respiración”.

Con la urbe al cuello es una de esas obras que el tiempo se encargará de enarbolar, dejando a la luz a uno de los más interesantes escritores de nuestros días.

jueves, 7 de junio de 2012

El país de las últimas cosas


Anna Blume se encuentra desesperada por la desaparición de su hermano, un reportero con la misión de cubrir una nota de prensa importante enviado a un lugar sin nombre.

En esta densa y reflexiva novela Paul Auster obliga al lector a ser protagonista activo de la historia, el libro se desarrolla a través de una carta escrita por Anna dirigida a su novio, un destinatario sin nombre que adquiere la personalidad del lector de turno. La incertidumbre se mezcla con la curiosidad desde las primeras páginas. Anna describe un lugar desconocido donde mantenerse con vida no es la mejor opción. “Lo cierto es que si no fuera por el hambre ya no sería capaz de seguir”, ella está en serios problemas pero persiste en quedarse y continuar una búsqueda a ciegas.

Cada calle y rincón de la ciudad se convierte en una trampa hostil, sobrevivir a cada paso es la mayor recompensa a conseguir. Para otros, el tiempo marca la espera para dar fin a sus frágiles vidas. El negocio rentable es la muerte, las clínicas de eutanasia, los clubes de asesinatos, las carreras hasta agotar el cuerpo y caer al piso para nunca más levantarse forman parte de las ofertas tentadoras del día.
¿Logra Anna Blume dar con el paradero de su hermano? ¿Continuará él con vida? ¿Anna regresará? Interrogantes que sólo podrán ser respondidas si el receptor de la carta no se doblega ante la tensión del drama que consumirá sus sentidos, cumplir la lectura hasta su última página es la única salida.

 El país de las últimas cosas, historia aleccionadora y cruda que expone las carencias y sus consecuencias, el lado oscuro del poder sobre las masas. ¿Vale la pena seguir luchando cuando se está muerto en vida? Paul Auster ha escrito la historia que a mí me hubiese gustado escribir.

lunes, 4 de junio de 2012

Los esclavos


La esclavitud, la dominación de un individuo sobre otro mermando la capacidad de disponer libremente de su propia persona y de sus bienes. Una práctica que data de tiempos remotos , recurso común en los años de la conquista de los continentes.

Bajo el manto de la cotidianidad y del modelo familiar se esconden vidas tormentosas. Personas que a través de su reflejo en el espejo observan su verdadero y ansiado “yo”. Todos por momentos nos hemos visto cautivados por la posibilidad de ejercer poder sobre otros, dominar sus acciones y complacer nuestros antojos por medio de la sumisión. También existen aquellos que desean ser castigados y dominados, servir con vehemencia los deseos de un cuidador y tirano.

El placer es un sentir complicado, una agradable caricia puede ser un acto repulsivo. Un acto de agresión se puede traducir como la muestra del más grande amor.

Alberto Chimal ha construido una obra perturbadora donde la maldad va de la mano con la lujuria y la depravación. Muestra el inframundo de las emociones dejando al lector tenso y apesadumbrado, huérfano e inseguro ante la sociedad hipócrita que lo rodea.

Interesante. Prosa cautiva y elegante a pesar de su fatídica melodía. Los esclavos, una gran novela que no debe pasar por debajo de la mesa. No es una historia agradable, se los advierto.

domingo, 27 de mayo de 2012

La oscuridad exterior


Al escribir estas líneas mis emociones son confusas, como el tripulante de un navío ante la incertidumbre del mar bajo la tormenta. Cormac McCarthy es un gran narrador, sus libros Meridiano de Sangre y La Carretera son grandes obras, no cabe la menor duda. Conociendo ya parte de su trabajo literario y de sus finales odiados, esos que dejan en el lector interrogantes con muchas posibles respuestas terminando en la nada, tomé el riesgo y retrocedí en el tiempo, exactamente al año 1965 cuando se publicó su libro La oscuridad exterior. A pesar de sentirme seguro del camino a recorrer, caí en la trampa. Una vez más McCarthy invade mis convicciones, mis creencias y fe en nuestra humanidad.

La historia se desarrolla en una cordillera indeterminada de Los Apalaches a finales del sigloXIX. Una mujer da a luz a un hijo producto de la relación incestuosa con su hermano. Holmes, padre del pecado, decide abandonar al niño en el bosque. Desea olvidar y enterrar su presente nefasto, sin darse cuenta que con su acto ha desatado el infierno en la tierra. Su hermana decide ir a buscar al niño aunque Holmes le ha dicho que el bebé ha fallecido de causas naturales. Ambos emprenden una travesía sin sentido, un andar motivado por las culpas. Él, buscar a su hermana que se ha fugado. Ella, conseguir al hijo no deseado.

El ambiente árido y hostil que envuelve a los personajes a lo largo de su recorrido es impactante. En la travesía varios  de ellos son hombres y mujeres en su estado natural, donde la fuerza y el arrebato son principios de vida conjugando así La oscuridad exterior.

Hasta el día de hoy creía ser inmune, poseedor de una coraza infalible ante las historias más duras ya escritas. Como una Caja de Pandora mi seguridad ha sido despedazada por la pluma de un mortal con el don de narrar perturbadoras historias.

Cormac McCarthy es poseedor de una fuerza única, haciendo que el lector se sienta ultrajado, despojado de sus sueños, temeroso de sus libros.

La narrativa es una herramienta maravillosa, creadora, alimentadora de dulces sueños. Pero cuando esa herramienta cae en manos de escritores como McCarthy, puede convertirse en un arma que deja profundas cicatrices.


lunes, 21 de mayo de 2012

Los optimistas


La humanidad sabe de los horrores de la guerra y de la violencia mediante la documentación elaborada por aquellos que han sido testigos directos de tan aberrantes acciones, donde el hombre se transforma en bestia con el único fin de aniquilar a su presa. Más allá de las palabras escritas formando oraciones que cuentan los hechos están las imágenes captadas por el lente arriesgado del fotógrafo.

Es difícil imaginar cómo es la vida de ese hombre que es capaz de mantenerse en pie aferrándose a su cámara en busca de los mejores ángulos, haciendo que las imágenes hablen y exclamen los hechos que se exponen ante él sin afectarlo, manteniendo su pulso firme y los ojos abiertos ante las atrocidades que suceden a su alrededor, poniendo su propia vida en riesgo para luego de obtener la parálisis del momento deseado seguir en la búsqueda de la inmortalidad del horror en vida. En Los optimistas Andrew Miller nos cuenta la otra cara de la moneda tras el oficio de la fotografía.


Clem Glass un veterano fotógrafo de prensa, es un hombre versado en capturar imágenes de la guerra, ha viajado por muchos lados del mundo contemplando las barbaries y atrocidades de las cuales son capaces los sedientos de poder, cree haberlo visto todo hasta que una situación lo marca: la matanza realizada en una iglesia en África.


Clem retorna a su natal Londres, aunque trata de recuperar la normalidad de su vida es afectado por sus memorias. Día a día su conciencia lo presiona contra la pared, recuerda ser testigo presencial de un crimen cometido, la culpa de saber la identidad del responsable y no haber hecho algo por impedir semejante impunidad. Ruzindana es su nombre, Ruzindana está libre, Ruzindana… su tormento y obsesión.


Clem se rodea de amigos y familiares buscando sosiego para su alma quebrantada. Ante una crisis nerviosa de la cual se ve objeto su hermana Clare, una exitosa profesora universitaria con varios libros publicados en su haber, decide cuidarla llevándola a una pequeña cabaña donde ambos pasaron momentos gratos de su niñez. Mientras lucha por sanar sus heridas emocionales y restablecer la cordura de su hermana se entera que Ruzindana se encuentra en Bruselas. Sin dudar, se prepara para ir tras él. Acude a viejos amigos y compañeros de oficio con los cuales compartió la dura experiencia en África. No todos están dispuestos a desenterrar el doloroso pasado.


Andrew Miller, escritor inglés ganador del Premio IMPAC (el concurso literario mejor dotado del mundo) nos trae una obra honesta sobre las culpas, enfrentando las emociones del lector ante sus personajes bien elaborados y consistentes. Dejando abierta la siguiente interrogante: ¿es la venganza una solución?


Los optimistas es una obra única, de aquellas que el lector sentirá la necesidad de leer una y otra vez.

domingo, 29 de abril de 2012

Indignación


“Enojo, ira, enfado vehemente contra una persona o contra sus actos” es la definición que aparece en el Diccionario de la Real Academia Española al consultar la palabra Indignación. Palabra que construye una de las mejores historias escritas de la literatura.

Philip Roth nos presenta un personaje fascinante, arraigado una vez más a sus orígenes judíos en la población de Newark, trasladando al lector a 1951 en plena guerra de Corea.

Marcus Messner es un chico de buenos principios, de una familia conservadora. Hijo de un carnicero kosher y de una abnegada ama de casa. Su vida ha sido como la de cualquier otro hasta que la relación con su padre comienza a debilitarse debido a la inseguridad que nace en su progenitor, ocasionando paranoia en sus actos, desarrollando una sobreprotección que alimenta una incontrolable obsesión. Marcus no puede aguantar las presiones y acosos de su padre y decide iniciar sus estudios universitarios en la Universidad de Winesburg ubicada a cierta distancia de su hogar, no dejando a su padre con otra opción que aceptar su traslado a la universidad de manera permanente hasta la culminación de su carrera.
Mantenerse fuera de los aptos para servir a la nación en el conflicto bélico ante el monstruo asiático es la prioridad, y por ello debe continuar ocupado y con buenas calificaciones. Marcus no pasa de los 25 años, lo curioso, ya está muerto. En las primeras páginas el lector es informado de ello, es consciente de que la historia la relata un hombre fallecido.

Marcus a lo largo de su corta vida se encontrará con las dudas y difíciles situaciones que todo joven inexperto debe afrontar ante el arribo de la adultez.
Sus metas son claras, dedicarse a sus estudios y graduarse de forma sobresaliente, pero todo cambia al conocer a Olivia, una chica hermosa y misteriosa, una mujer presa de sus propios demonios. La criatura que afectará su vida para siempre.

Philip Roth desarrolla personajes complejos que vislumbran las dudas y batallas internas del individuo ante los rigores de la sociedad. Los conflictos ante lo racional y lo místico, lo religioso y lo pragmático.
 Indignación es una novela brillante, donde la última palabra la tiene el lector.

P.D: El momento donde el joven Marcus Messner tiene un intercambio de palabras con el rector de la universidad, sustentando sus ideas en el discurso de Bertrand Russell Why I am not a Cristhian, es uno de los diálogos más intensos y emocionantes que he leído en novela alguna. Punto positivo al autor por el uso de personajes tangibles y reales de la vida universitaria de Winesburg, bien documentado de los hechos dentro del campus y las revueltas de su tiempo. Una joya de la narrativa que nadie debe perderse.