martes, 23 de febrero de 2016

Espacios privados.

Catorce relatos toman su voz desde la conciencia, un mundo interior que invita a traducir los sentidos que hacen vida dentro de los personajes de Espacios privados.

Gisela Cappellin de forma intimista desarrolla un verbo que se viste de femenino. Se puede percibir rasgos autobiográficos con recuerdos implantados en sus protagonistas. El deseo se abraza con el miedo, los recuerdos lloran con la melancolía, las sonrisas festejan los triunfos de los egos. El cuerpo, la piel y el deseo juegan un rol importante en las 193 páginas que conforman el libro.

"Imagina un beso: igual que el alma, un privilegio humano"

Aunque los relatos fluyen con suavidad, su lenguaje se torna repetitivo y mecánico, entre ellos se comparten lugares comunes que dan la sensación de estar leyendo un continuo cuento que no acaba. Leer y que el olvido tenga la última palabra.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario