lunes, 4 de junio de 2012

Los esclavos


La esclavitud, la dominación de un individuo sobre otro mermando la capacidad de disponer libremente de su propia persona y de sus bienes. Una práctica que data de tiempos remotos , recurso común en los años de la conquista de los continentes.

Bajo el manto de la cotidianidad y del modelo familiar se esconden vidas tormentosas. Personas que a través de su reflejo en el espejo observan su verdadero y ansiado “yo”. Todos por momentos nos hemos visto cautivados por la posibilidad de ejercer poder sobre otros, dominar sus acciones y complacer nuestros antojos por medio de la sumisión. También existen aquellos que desean ser castigados y dominados, servir con vehemencia los deseos de un cuidador y tirano.

El placer es un sentir complicado, una agradable caricia puede ser un acto repulsivo. Un acto de agresión se puede traducir como la muestra del más grande amor.

Alberto Chimal ha construido una obra perturbadora donde la maldad va de la mano con la lujuria y la depravación. Muestra el inframundo de las emociones dejando al lector tenso y apesadumbrado, huérfano e inseguro ante la sociedad hipócrita que lo rodea.

Interesante. Prosa cautiva y elegante a pesar de su fatídica melodía. Los esclavos, una gran novela que no debe pasar por debajo de la mesa. No es una historia agradable, se los advierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario