domingo, 29 de noviembre de 2015

La Barata

La Barata es un viaje espiritual donde el fin da comienzo a todo. La numeración en reversa de sus páginas así nos lo indica. Son cantos que hacen ecos en planos que al tiempo no le importa, sólo habita el amor, un sentimiento que profesa la fe a  dioses del continente oscuro.

Las piedras y el agua son figuras recurrentes en los poemas que Santos López construye con gran dominio de la palabra, un arquitecto de la imaginación que funda sus bases en la musicalidad y sentir que expresa su ser.

La piedra puede representar lo terrenal, el físico, lo visible.

El agua puede ser el paso del tiempo, el desgaste, lo invisible.

En su portada La Barata muestra una cantidad de restos de hojas que son partes de las cenizas,  para luego, al desplegarse como una funda y separarse del libro, muestra en su reverso la viva llama alimentada por los mismos cuerpos que serán polvo en el viento. 

Más allá del ejercicio poético se hace un estamento de la inmortalidad de la palabra, ella representa el todo y la nada.

Heredas cerrar los ojos
Para continuar por dentro
Un canto,
Un tono
Y un milagro.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada