martes, 4 de diciembre de 2012

Te doy las gracias

Escribir es la traducción del entorno, reflejos de las vidas que te rodean incluyendo la que posees. Como escritores somos sensibles a sus cambios, desafíos y desagravios. Somos testigos de interés por el todo y la nada.

Caracas, la única ciudad que conozco ha sido la madre y protectora de mis hermosos sueños pero también ha sido causante de mis amargos momentos. A veces sin darme cuenta, ella en lo oscuro dicta mis palabras. Como toda urbe ella es muchas ciudades en una, sus habitantes pintan su propio oleo, algunos coloridos, unos más grises que otros. Cada rostro para cada ciudad-réplica que pensamos habitamos todos.

Caracas es una ciudad furiosa e inclemente para aquellos que no saben apreciarla y mucho menos entenderla. Hablo de un colectivo que por momentos pertenezco, es ahí cuando me refugio en la escritura, en el oficio de la crítica, porque escribir no es más que la inconformidad con la realidad. La imaginación es la reinterpretación de lo posible, haciendo de lo oculto algo tangible. 

En mi pequeño reinado del papel siempre confronto a la ciudad, converso con ella, la amo y la desprecio como la amante de mis deseos, le canto al rostro y le grito al oído, beso sus pies y muerdo sus manos, la arrastro con rabia y la levanto con ternura, me río de su llanto y me entristezco de su absurda alegría, busco su compañía y la empujo cuando se acerca. Ninguna relación es perfecta, creo que de alguna forma debo decirte algo Caracas… gracias.






No hay comentarios:

Publicar un comentario