viernes, 7 de diciembre de 2012

Esta gente


La misión de un libro es mantener despierto al lector, haciendo del paso de sus páginas un movimiento necesario quebrando las voluntades adversas y sembrando la adicción. Francisco Suniaga ha logrado el cometido sumando fieles lectores hambrientos de sus escritos, seguidores que al igual que caníbales esperan degustar una nueva entrega. Esta gente aunque es un libro de un cocinero experto deja estragos en la digestión.


La historia es interesante, retomando a su recordado personaje José Alberto Benítez en la la isla de Margarita desarrolla una curiosa aventura donde los elementos históricos y judiciales se cruzan para confrontar al lector ante una realidad que rompe con las fronteras del papel. Un viejo amigo del padre de Benítez pide su apoyo y asesoría legal para realizar una campaña judicial destapando un acto nulo durante los tiempos de la firma del acta de independencia en Venezuela, momento que podría llevar a desligar a la hermosa isla del territorio venezolano y con ello lograr la autonomía que tanto puede ayudar (en su teoría y anhelos) a Margarita en convertirse en un pequeño país independiente. A su vez Benítez debe lidiar con problemas personales que afectan su cotidianidad: Una necesaria operación en la próstata, una linda abogada más joven convertida en su amante y la relación apagada con su esposa. Todos estos argumentos pueden construir una historia de gran envergadura pero todos ellos se salen de las manos del autor dejando las buenas ideas desamparadas. Los diálogos entre los personajes son muy extensos y reiterativos, incluso por momentos parecen monólogos. Son visible las lecturas de Philip Roth que el autor venezolano a realizado al dotar de los mismos dilemas a su protagonista ante la crisis de la edad madura y el refugio de estos en amantes mucho más jóvenes (en mi consideración uno de los puntos fuertes de la novela que se pierde bajo la sombra de las largas explicaciones judiciales entre los personajes). El ritmo de lectura una lenta sinfonía gótica.


Esta gente al igual es una declaración de inconformidad ante un sistema judicial que rompe las reglas establecidas.


Debo pensar que Esta gente es solo un momento, un simple intento de un escritor que puede dar mejores resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada