lunes, 20 de agosto de 2012

Muerte de una asesina

No existen crímenes más abominables que aquellos cometidos a infantes, despojándolos de su inocencia siendo objetos de aberraciones inimaginables. La condición humana es un bien preciado pero cuando es deformada y utilizada para sembrar el terror en otros se convierte en el más temible depredador existente.
Billy Tyler un oficial de policía está a punto de vivir la noche más difícil de su carrera. Debe custodiar en el depósito de cadáveres de un hospital de la localidad el cuerpo sin vida de Myra Hindley. Temida y odiada por sus atroces crímenes contra niños a finales de los 70. Para el oficial la petición de sus superiores de custodiar el cuerpo hasta la mañana previa a su incineración parece ser una tarea sencilla, pero las trampas de la noche donde los fantasmas de la conciencia invaden espacios desconociendo las fronteras que separan la realidad de la fantasía irrumpen en su jornada.
Mientras las horas pasan Billy es abordado por sus memorias transformadas en tormentosas reflexiones sobre su propia vida…La deteriorada relación con su esposa Sue; su pequeña hija con síndrome de Down y sus motivaciones para considerar abandonarlas y alejarse él de la vida que cree no merecer.
Myra Hindley es considerada un monstruo, el demonio en la tierra. ¿Qué diferencia a Billy Tyler de aquella mujer que yace inerte a la espera de la cremación?.

Billy un hombre de grandes desaciertos, padre y esposo temeroso con una esposa que ha confesado haber tenido la intensión de matar a su propia hija.
Rupert Thomson ha escrito una obra aleccionadora y brillante sobre grandes dilemas morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada