miércoles, 30 de marzo de 2016

Confesiones de un chef



 Según el Diccionario Larousse Gastronómico el chef “es el organizador y coordinador del trabajo en la cocina que gestiona, a quien le corresponden la concepción de los menús, de las cartas de las sugerencias y de las fichas técnicas, y establece el precio de coste de los platos”. Suena bien, organizado, pulcro, educado y sano hasta que llega la historia oculta bajo las hornillas de la alta cocina de la mano de Anthony Bourdain.

El conocido anfitrión del programa culinario Anthony Bourdain: Sin Reservas en el año 2000 escribió Kitchen Confidential  (traducido al español Confesiones de un chef) donde narra la historia de su vida dentro del mundo de la cocina. Sus inicios, los hechos familiares que lo impulsaron y cómo una ostra ingerida en el barco pesquero de un rudo francés lo llevó a la aventura de la alta cocina.

Más allá de las recetas y los platos elaborados, este admirador de Hunter Thompson, William Burrougs, Iggy Pop y Bruce Lee decide contar los secretos de la cocina y también la vida de sexo, drogas, salsas, aliños y rock and roll que se desarrolla en su interior.

Bigfoot, el chef robusto, gordo, calvo y de cara colorada que lleva la leyenda urbana sobre sus hombros de haber matado a un hombre.  Servir a Sinatra en el Rainbow Room en lo alto del Rockefeller Center. Juan, el fiero vasco de las parrillas que se cose a lo “Rambo” las profundas heridas infligidas durante la faena. Un camarero al borde del suicidio por perder el control de una bandeja sobre la distinguida actriz Dina Merril. La solicitud de un miembro de la mafia de “ñoquis genoveses” que pone en aprietos a un amable chef napolitano. El inicio  de la jornada en la cocina con un ritual emulando los primeros momentos del film Apocalypse Now; estos son algunos de los personajes, curiosidades y anécdotas que relata Anthony Bourdain.

Confesiones de un chef es un entretenido libro para entendidos y también neófitos del universo gastronómico. Con seguridad, luego de la lectura, no podrás seguir pidiendo el menú del día.


"Un chorro de salsa cubre muchos pecados. Ni siquiera voy a hablar de la sangre. Digamos sólo que en la cocina nos cortamos con mucha frecuencia." 
                   Antony Bourdain


martes, 22 de marzo de 2016

Automovilismo, vialidad y modernización


El Doctor en Historia José Alberto Olivar realiza una profunda y clara investigación de los inicios y desarrollos de la vialidad en la Venezuela de la primera mitad del siglo XX.

Automovilismo, vialidad y modernización muestra las circunstancias rurales y precarias de simples caminos abiertos a través de la intrincada naturaleza que obligaron a la toma de decisiones, y así, con los brazos abiertos, realizar alianzas y concesiones para la adopción de la modernidad en una tierra joven en sus primeros pasos como nación independiente.

En sus capítulos se desarrollan los aspectos y hechos que incidieron en la desaparición del ferrocarril ante la invención y evolución del automóvil. También las grandes obras (carreteras y autopistas) que se convirtieron en los símbolos de la dictadura. La renta petrolera como la gran impulsora y columna de los proyectos viales y de modernización que terminaron contribuyendo a la centralización política del país.

La bibliografía documental contenida en el presente libro es impresionante, mapas y datos estadísticos destacan en los detalles.

Automovilismo, vialidad y modernización, libro ganador del "Premio de Historia Rafael María Baralt" es un documento valioso que no debe faltar en biblioteca alguna. Es el testimonio de una nación joven que no ha madurado, un país que aún no comprende el futuro y la modernidad.


miércoles, 16 de marzo de 2016

Maupassant: El Horla y otros cuentos de crueldad y delirio

En la oscuridad la mente del hombre es un peligroso laberinto, lleno de pasillos que llevan a ninguna parte donde los juegos ruidosos del silencio crean las pesadillas y los tormentos.

El Horla es uno de los más celebres cuentos de terror de la literatura universal, el testamento de un escritor atormentado inmerso en la demencia probablemente causada por la sífilis germinada por una vida de amores irresponsables y errantes.

Guy de Maupassant escribió una gran cantidad de relatos inspirados en la locura, el miedo y la demencia, reflejos de sus angustias personales, El Horla fue uno de ellos, un hombre acosado por una entidad que lo hace debatirse entre la locura y la razón.

En El Horla y otros cuentos de crueldad y delirio el lector (aparte de catorce estupendos relatos) encontrará dos versiones escritas por Maupassant  de El Horla, una primera versión publicada en la revista Gil Blas el 26 de octubre de 1886 donde un médico psiquiatra presenta a sus colegas a uno de sus pacientes que dará un terrorífico testimonio; en la segunda versión publicada el 25 de mayo de 1887 la víctima escribe un diario relatando los hechos que ocurren día a día viviendo una pesadilla junto al ente sobrenatural que lo acecha.


Maupassant fue prisionero de su mente, esclavo de sus delirios, un hombre que en la escritura buscó aminorar sus angustias sembrando el miedo en los sueños de otros.

Un libro que todo amante del terror debe tener.




miércoles, 9 de marzo de 2016

Así que pasen cien años

La crónica, como nadie,  ha descrito el submundo que cohabita con la realidad, despertando pesadillas y anhelos en lo cotidiano. Hoy, la crónica ocupa un lugar importante en el universo de las letras, grandes escritores han pasado a la posteridad dejando huella que terminan siendo las grandes referencias de hoy y del mañana. Elisa Lerner es una de ellas.

El sello Editorial Madera  Fina trae Así que pasen cien años, un conjunto de crónicas escritas por Lerner a lo largo del tiempo, desde 1969 hasta nuestros días, todas ellas rescatadas de las diferentes fuentes donde fueron originalmente publicadas , tanto de libros colectivos como de publicaciones periódicas: Una sonrisa detrás de la metáfora, Yo amo a Columbo o la pasión dispersa, Crónicas ginecológicas, Carriel para la fiesta, En el entretanto, El papel literario, El sádico Ilustrado y  Zona Franca entre otros.

Con habilidad Lerner abre las puertas ocultas, demostrando una complejidad invisible a simple vista: la moral de las tiras cómicas, las artes y su impacto en la sociedad, el venezolano de hoy en día, el oficio del escritor y otros ángulos más pertenecientes a nuestra humanidad.

Vale decir como dato curioso que en Así que pasen cien años aparece la primera nota publicada en nuestro país que menciona a Julio Cortázar novelista.

La Editorial Madera Fina hace un digno y lindo homenaje en vida a una dama que ha hecho de las letras un arte de instinto agudo, lleno de humor, inteligencia y sinceridad.

“Hay algo terrible, irónico y aleccionador en la tira cómica protagonizada por Mafalda. Por instantes, a falta de honestidad y valentía por parte de los dirigentes políticos ¡oh vietnamitas, checos, israelíes y brasileños!   pareciera que toda la lucidez y crítica del mundo, ha quedado relegada a unos párvulos que, en calles de cuadriculado pavimento, se sientan al borde de la vereda.”

miércoles, 2 de marzo de 2016

Mientras escribo


Escribir es el oficio del soñador, del hombre que desea un mundo a su imagen y semejanza. Mundos llenos de luz y oscuridad.

El monstruo de Maine, Stephen King, se encuentra en la lista de los más grandes y exitosos escritores de todos los tiempos. Sus pesadillas y seres han alimentado los miedos de muchos lectores.  King ha escrito uno de los manuales más honestos sobre el oficio del escritor, hablo de Mientras escribo, libro que escribió mientras se recuperaba de un casi fatal arrollamiento del que recuerda con ironía haber sido atropellado por uno de sus propios personajes.

Comenzando con la historia de su vida, pasando de la niñez a la edad adulta, Stephen King prepara el terreno al lector deseoso de convertirse en escritor. Presenta la dinámica que se establece entre el escritor y el lector como un acto de telepatía, siendo el libro el instrumento que los conecta, la imaginación de ambos pueden coincidir en muchos aspectos pero la última palabra la tiene el lector, debe tener la libertad de elaborar  los detalles en el desarrollo de su mundo interior mientras realiza la acción de la lectura. Se puede escribir acerca de una mesa que tiene un mantel rojo y decir que sobre ella está una jaula, el lector coincide con la imagen (acto definido por King como telepatía) y aquí ocurre la magia; él puede ver un mantel rojo con ciertos detalles en sus bordes, imaginar una jaula dorada. Menos es más.

En Mientras escribo King presenta una caja de herramientas (similar a la de los carpinteros) dividida en varios nivele donde están el vocabulario y la gramática, los verbos y los adverbios. Advierte sobre el uso de la voz pasiva y de los adverbios, ambos deben ser evitados. Para aliviar la tensión de sus argumentos el autor muestra al paso de las páginas sencillos ejemplos para la fácil comprensión del aprendiz de escritor.

Un libro fascinante que no puede faltar en ninguna biblioteca.

“Escribir se trata de enriquecer las vidas de las personas que leen lo que haces, y al mismo tiempo enriquecer la tuya. Es levantarse, recuperarse y superar lo malo. Ser feliz.”
Stephen King


El laberinto del progreso

Un libro que desde la economía y la historia, permite darnos una idea de un periodo difícil y cambiante para la sociedad, y sobre todo, para la forma de hacer política en Venezuela. 

En El laberinto del progreso notamos con precisión cómo los venezolanos buscaban progresar económicamente en un país, donde el ahorro, era cosa menos que imposible, y tanto la esclavitud y las formas mercantilistas menos eficientes de generar riqueza se imponían por encima del libre juego de la oferta y la demanda. Asimismo, no solo es el periodo de la guerra de independencia, sino el de los desmanes de la guerra federal los que marcan las transformaciones económicas. 

Una economía de guerra no será nunca lo mismo que una economía en tiempos de paz. La siembra, la producción pecuaria y el comercio sufrirían los embates del desorden, las conflagraciones, el caudillismo, produciendo nuevas trabas a las libertades económicas. El espíritu de esa época está signado por el abuso de poder.  Productos como el café, el tabaco, el cacao, el ganado y el azúcar parecen ser la mejor cara de nuestro comercio exterior, desde el punto de vista competitivo. Pero, en ciertos periodos, los sube y bajas financieros que atacaron a la nación en esos años convulsos rompieron con la ilusión de crecimiento o desarrollo. 

Poner orden en el área pública es una tarea que hasta nuestros días pareciera imposible. La realidad venezolana parece debatirse en una extrema tensión entre liberalismo económico versus una postura de teoría del botín, llevada adelante por los partidos políticos y los caudillos, quienes se hacían de ese tesoro de guerra con total impunidad, confundiendo sus propios bienes con la hacienda pública. 

Sin duda El laberinto del progreso de Yoston Ferrigni es un texto valioso que permite ver cómo el siglo XIX no ha terminado de asimilarse al convulso siglo XXI venezolano.