miércoles, 15 de junio de 2016

Casa de espejos

La poesía nace en el terreno del silencio. Los sentimientos y las ansias de respuestas son las semillas que germinan con el suave rocío del alma.

Casa de espejos es el primer poemario de María Consuelo Bianchi, un testimonio del sentir dividido en cuatro partes.

El río devuelto, el regreso torrencial de los recuerdos.

Ofrendas y mudanzas, la existencia del dolor ante la pérdida, la melancolía que insiste luego de vivir el luto.

Los rostros permanentes, aquellos que las huellas revelan su partida pero niegan su olvido.

La casa que me habita, el dolor cicatriza con la aceptación.

El poemario tiene un prólogo de José Napoleón Oropeza, aquí un extracto:


“Cada verso, cada poema supondrá siempre la aceptación de un doble juego: juntar los pedazos del espejo y crear nuevas imágenes a partir del goce fantástico de quien vive, lee y sueña con habitar, para siempre, en la magia de esta casa donde nacimiento y muerte forjan las partes de un mismo sueño”

No hay comentarios:

Publicar un comentario