martes, 25 de junio de 2013

El oficio del librero: un homenaje a la vida



En los libros se encuentran grandes refugios donde habitan los recuerdos que hacen del  pasado un presente soñado, símbolos en tinta y papel que alimentan los nuevos días por nacer. Como librero me alimento de las memorias de otros, de sus alegrías y desencantos, de sus verdades y engaños.

Lo que somos y reconocemos como vida es porque lo escrito así lo ha permitido. Los libros son las ficciones y realidades que conforman nuestro mundo. 

Recomendar libros es perpetuar la existencia, es rebelarse al paso egoísta del tiempo. Un lector sabe que nunca está solo, que otro también ha vivido lo que él ahora experimenta. Lo mejor de trabajar con libros es la constante pérdida de la inocencia.

Cuando un libro rompe la barrera que separa al hombre del papel entintado se establece una unión inquebrantable, aquella vida que solía conocer como “real “ nunca más será la misma, ahora la ficción es parte importante de su día a día.

Todo lector es esclavo del tiempo, todo lector sufre por aquellos libros que nunca por él serán leídos, por ello visita su propia versión del muro de los lamentos, aquel espacio donde la muerte no existe. La librería junto con su guardián hacen su propia versión de la inmortalidad, una y otra vez se sostienen del recuerdo reviviendo el pasado para comprender el presente.

Cada libro leído es una semilla, el germen de un nuevo pensador que quizás se convierta en escritor. 

Mi gusto por la lectura me llevó a desarrollar el oficio que amo, ser un lector que disfruta mirar el mundo a través de los ojos de otros. Ser librero te convierte en el epicentro de los anhelos, en la clave de muchas búsquedas. Como un superhéroe, el librero obtiene una gran responsabilidad ante la sociedad, se hace acreedor del mágico poder de influenciar en las vidas de otros, de almas sedientas por construir un mundo mejor.

(Escrito al igual publicado en el encarte Papel Literario del periódico El Nacional del domingo 23 de junio de 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada