miércoles, 3 de enero de 2018

Lo que me dijo Joan Didion

Lo que me dijo Joan Didion (Caracas: Fundación para la Cultura Urbana, 2017) son las crónicas de un escritor aplastado por la sombra de la Gran Manzana.

Pedro Plaza Salvati es un escritor de oficio con varios libros publicados: Decepción de altura (Equinoccio, 2013); El hombre azul (Bid & Co., 2016) y El lugar de las nubes (Uruk Editores, 2016). Su reciente libro de crónicas lo hace acreedor del Premio XVI Concurso Anual Transgenérico 2016.

Lo que me dijo Joan Didion nace de la experiencia del autor al cursar por dos años la Maestría en Escritura Creativa de la Universidad de Nueva York. A lo largo de las trece crónicas que componen el libro, Plaza Salvati nos transporta al torbellino de emociones que la capital del mundo estimula en sus habitantes y visitantes. Desde la óptica de un hombre que va afinando sus sentidos para mejorar las herramientas de escritura, nacen reflexiones que desencadenan un alud de conflictos e interrogantes.

Las bibliotecas y los vagones del metro son los escenarios dominantes. En los templos del conocimiento, el protagonista busca el equilibrio físico y mental que le permita desarrollar sus proyectos de escritura. El metro es el principal comunicante de la relación del protagonista con la ciudad. Las ratas que deambulan por las estaciones personifican la suciedad y el hacinamiento que reina en la urbe que parece abrazar a todo el universo. Nueva York muestra dos caras: la rudeza de sus barrios y el anhelo de conocimiento representado en sus bibliotecas y universidades. El caudal del río Hudson simboliza la libertad y la violencia en la ciudad de las ciudades.

Dos crónicas marcaron mi lectura: Cementerio vertical y Lo que me dijo Joan Didion.

Cementerio vertical es la crónica que da inicio al libro, el autor y personaje relata su experiencia en la Bobst Library que forma parte del sistema de bibliotecas de la Universidad de Nueva York. Mientras ubica un lugar adecuado para realizar sus trabajos de escritura dentro de las instalaciones, observa que en la cornisa de uno de los ventanales de la sala se encuentra un ave sin vida. La fatalidad que expresa dicha imagen detona una serie de reflexiones sobre la vida y la muerte, el frágil equilibrio que sostiene a la existencia lejos del trance. Desde la misma vista se puede admirar el parque de Washintong Square, un lugar lleno de vida que paradójicamente en el pasado (desde 1797 hasta 1826) era una fosa común. Emergen las impactantes historias acerca de suicidios cometidos en las inmediaciones de la biblioteca, saltos ejecutados desde los pisos elevados. Andrew Williamson – Noble fue uno de ellos, un joven aspirante a escritor que no soportó la soledad. Irónicamente el autor de la crónica desea el aislamiento para abordar sus ideas y posturas ante el papel.

En Lo que me dijo Joan Didion (la mejor crónica del libro a mi parecer), el autor nos cuenta sobre su encuentro con la reconocida periodista y escritora estadounidense. En el Symphony Space de Brodway (año 2011) se realiza un evento importante donde se proyecta una breve película que muestra, entre otras escenas, a Didion leyendo fragmentos de su libro Blue Nights (USA: Alfred A. Knopf, 2011), memorias que tratan sobre la muerte de su hija Quintana que fallece a los 39 años de edad a causa de una terrible enfermedad. Culminada la proyección la audiencia estalla con la presencia física de la escritora en el escenario que es entrevistada por Griffin Dunne, director de la pieza fílmica y sobrino de la afamada autora. Finalizado el evento se acondiciona el espacio para la respectiva firma de libros. Plaza Salvati comienza a elucubrar sobre lo que le dirá a Joan Didion, a la diosa que aportó sensibilidad al denominado Nuevo Periodismo. Lograda la firma de su ejemplar se aleja, a los pocos pasos escucha la voz de Didion que se está dirigiendo a él, paralizado no logra entender lo que ella dice. Aquí comienza el motivo del texto que nace de la incomprensión, el autor comienza a divagar sobre los supuestos comentarios de Joan Didion, a la vez que inicia su camino de retorno a casa.

Lo que me dijo Joan Didion (Crónicas de Nueva York) es el muestrario del universo interior de un lector agudo que se ha convertido en escritor, siguiendo los pasos de aquellos hombres de letras (del pasado y contemporáneos) que han marcado su trayecto en el camino de la literatura . El libro está lleno de referencias literarias: Encuentros con grandes autores como Paul Auster, Joyce Carol Oates y por supuesto Joan Didion. Pedro Plaza Salvati menciona ciertas obras de la literatura para dar cuerpo a sus reflexiones: Invisible de Paul Auster (España: Anagrama, 2009); ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor? de Raymond Carver (España: Anagrama, 2006) y El planeta de Mr. Sammler (España: Debolsillo, 2015) entre otras.

Ahora bien, sin dejar de recomendar su lectura, como lector encuentro algo que entorpece la concepción del libro: algunas de sus crónicas están intervenidas y alteradas por la ficción (las dos aquí desarrolladas), desvirtuando así el propósito de la crónica, ser una narración histórica que reúne los hechos en el orden cronológico que sucedieron.


No hay comentarios:

Publicar un comentario