lunes, 25 de agosto de 2014

El testigo de una causa injusta



La amistad, ese lazo inquebrantable ante las adversidades donde los gustos en común fortalecen la unión. Un tema inspirador de varias historias a lo largo de la literatura universal. El testigo escrito por Milkor Acevedo (escritor nacido en Estocolmo y nacionalizado venezolano) es una de ellas.Historia interesante sobre los retos de la amistad, del peso del pasado en la construcción de nuestro presente y sobre la delgada línea que divide la ficción de la realidad.
 
Un hombre que tiene el oficio de escritor decide recrear la historia de su pasado, memorias ligadas a su mejor amigo, un músico de éxito internacional víctima de un secuestro que luego de recobrar su libertad termina con su propia vida en el oscuro viaje del suicidio.

A medida que el personaje desarrolla la novela se adentra en un juego donde la ficción se confunde con la realidad, haciendo de los acontecimientos una niebla en un mundo donde reina la soledad. 

 El testigo es una novela llena de reflexiones filosóficas, una propuesta sobre la crueldad del hombre al ignorar las vidas que viven en el silencio, el lenguaje es suplantado por  las miradas y los gestos despertando la siguiente interrogante: ¿No existe el dolor donde habita la ausencia del lenguaje?

“El hombre nunca será más que un animal rabioso que ha aprendido, o más bien ha sido obligado a controlar su cólera durante la mayor parte del día”

También la música es protagonista, conformando el carácter de sus personajes, marcando sus espacios y tiempos, pasando de la música clásica al buen rock de los años noventa.

Milkor Acevedo ha escrito una historia digerible de fácil lectura, algo diferente dentro del interesante mundo de las letras venezolanas.

“(…) yo sé mejor que nadie que un escritor comete el crimen perfecto al trasplantar sus pensamientos y anhelos inconfesables a un personaje”


1 comentario: