sábado, 30 de noviembre de 2013

Los peces no cierran los ojos


A los diez años de edad el mundo es grande e impresionante, el momento donde todo comienza a tener sentido.

Erri de Luca en Los peces no cierran los ojos nos muestra los sentimientos de la primera edad. Un hombre nos cuenta sus memorias en las playas de Nápoles, recordando su niñez, la lejanía de su padre en búsqueda de mejores oportunidades en nuevas tierras, el descubrimiento del poder del lenguaje y la aparición de ese extraño sentimiento llamado amor a través de una linda jovencita amante de los animales.


Entre el pasado y el presente el anónimo personaje traza un mapa de los cambios que el tiempo y la madurez han provocado en él. También el hábito de la lectura como la mano amiga que señala el camino correcto al hacer buen uso de la palabra. 


Los peces no cierran los ojos es una bonita historia llena de interesantes reflexiones enmarcando el pasado con la firmeza y dolor del presente. 


Un libro que vale la pena recomendar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario