martes, 11 de octubre de 2011

Tren nocturno

Mike Hoolihan una mujer con nombre de hombre, de modales toscos y voz profunda se desempeña como detective en las filas de una estación de policía y está dispuesta a contarnos sobre un caso que no puede olvidar. 

 Jennifer Rockwell de veintisiete años de edad, hija del jefe de la policía local, científica y  profesional exitosa con una vida amorosa feliz al lado de un  profesor de filosofía.Un hermoso cuadro donde no había nada que hiciera dudar de su felicidad…hasta que Jennifer se suicida de tres tiros en la cabeza.

Las presiones sobre Mike son inmediatas, por su reconocido desempeño ella es asignada al caso, el propio jefe policial la apremia a investigar la muerte de su hija negándose a aceptar la teoría del suicidio sospechando del compañero de vida de su hija, pidiéndole que haga lo posible por encontrar pruebas que lo inculpen para así hacerlo pagar ante la justicia.

Para la detective la situación se torna personal. Al tiempo que desarrolla la investigación se va topando con piezas que no encajan,  Jennifer ha dejado señales como si hubiese trazado un mapa de sus últimos días e intenciones, donde las interrogantes se hacen más fuertes a cada nuevo descubrimiento. 

Mike a cada paso que da dentro de la vida de la ahora desconocida Jennifer también tendrá que lidiar con sus propios demonios alimentados por un pasado con el alcohol que casi la destruye.

El lector se convierte en el confidente de Mike, conociendo la experiencia detalle a detalle del oscuro caso que aunque ya cerrado no la ha dejado. Un final inesperado donde el suicidio se convierte en un juego macabro donde nadie gana.

Martin Amis, escritor británico reconocido con el premio Somerset Maugham entre otros, nos sorprende con un libro brillante, desarrollando una historia que no permitirá a ningún lector separarse del libro ni un instante, una joya de la novela negra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario