domingo, 21 de agosto de 2011

Tigre Blanco

La visita de un primer ministro chino a la India es el punto de partida para que en manos de Balram Halwai alias Tigre Blanco nos adentremos en esta fascinante historia.
Balram nos muestra durante 7 noches las cartas dirigidas a este primer ministro, el contenido de las cartas van revelando la vida de este sujeto que se hace llamar el Tigre Blanco, de un joven servil proveniente de una casta humilde a un hombre de negocios que ha llegado al éxito manchando sus manos de sangre.
Balram noche a noche se dedica a describir los detalles de su vida y de las ciudades que lo rodean, con su elocuente habla le desea trasmitir a tan distinguido visitante de la China que la India tiene dos lados, la luz y la oscuridad donde cada extremo tiene sus habitantes que las distinguen una de otras. Están los agraciados por el dinero y lo bienes, son los hombres de la luz, aquellos que pueden sobornar y vivir de la manera que les plazca, esto al contrario de aquellos que se encuentran en la oscuridad, destinados a servir por ser marcados de por vida desde su nacimiento por el orden familiar, su casta define su futuro.
Para Balram todos los ciudadanos de la oscuridad se encuentran en una jaula de gallinero, él ha decidido romperla y dejar atrás la vida que tanto lo humilla, su precio será alto.
Los escritos de los poetas Rumi, Iqbal y Mirza Ghalib son referencias para el entendimiento de su entorno, donde define la confrontación entre pobres y ricos como una “Guerra psicológica milenaria”.
Cabe destacar la calidad narrativa del autor, su ojo crítico a una sociedad inmersa en desafíos grandes, donde el servilismo y esclavitud se mantienen aún de la mano de grandes corrupciones, sistemas políticos que se aprovechan de la ignorancia y ansias de aquellos que desean ser participes de los cambios en una nación destinada a perderse en un espiral infinito de dudas.
Datos culturales, tradiciones y costumbres matizan de forma extraordinaria dicho relato, su escritor Aravind Adiga da muestras de una sensibilidad digna de un buen escritor, donde la humanización de su personaje Balram penetra como un cuchillo nuestras conciencias, mostrando que todos tenemos algo de luz y oscuridad en nuestro ser.